La definición de Integración Continua según Martin Fowler, la define como una práctica de desarrollo de software donde los miembros del equipo integran su trabajo de forma frecuente, por lo general cada persona se integra al menos diariamente, dando lugar a múltiples integraciones por día. Cada integración es verificada por una generación automática para detectar errores de integración más rápidamente. Esta definición, propuesta por Martin Fowler, del concepto de compilación y ejecución de test de un proyecto de forma diaria, es hoy en día una de las técnicas de programación más utilizadas.

El conocimiento de las buenas prácticas del desarrollo de software hace que los productos terminados con estos principios cumplan con todas las métricas de calidad de desarrollo como robustez, mantenibilidad, desacoplamiento, coherencia, escalabilidad y una vida útil más larga, que se traduce en un mayor ROI y en un menor time-to-market cuando sea necesario ajustar el producto para seguir siendo competitivos en el mercado.

La experiencia de usuario es el conjunto de factores y elementos relativos a la interacción del usuario, con un entorno o dispositivo concretos, cuyo resultado es la generación de una percepción positiva o negativa de dicho servicio, producto o dispositivo.

La experiencia de usuario como disciplina se aplica tradicionalmente a los sistemas informáticos y en particular al diseño de páginas web, pero hoy se ve ampliada a otros campos, ya que tomados como una "experiencia" casi cualquier producto o servicio, éstos comienzan a "diseñarse" buscando la máxima satisfacción del consumidor ahora visto como un "usuario" que transita tales experiencias.